Por: Ángel Vizcarra Zanabria

Roberto Carpio nació en 1900, el 23 de febrero, en Arequipa. Su padre Faustino de Carpio era pianista muy amigo de Luis Dunker Lavalle. Carpio llegó a ser compositor de manera autodidacta gracias a algunas clases con compositores como Duncker Lavalle y Francisco Ibáñez quienes lo introdujeron en la técnica moderna pianística, que lo conduciría más tarde a la práctica de composición.

En 1926 se juntaría con algunos intelectuales de la ciudad de Arequipa y fundarían

la FIAT de la cual Roberto sería el secretario de Música y donde compondría para diversas actividades. En este contexto compondría “Danza Incaica” y “Sonata Andina”, obras ubicadas dentro del movimiento indigenista.

En 1927 sería parte del profesorado de una academia musical en Arequipa, de la cual se ausentaría para diversos viajes a Cusco y la Paz. A su regreso recordaría el internamiento que tuvo en el hospital Goyeneche en 1918, experiencia la cual sería inspiración para una de sus obras más célebres por su audaz armonía y estructura, la bella “Suite Hospital de 1928”. En 1932 ganó el premio nacional L. Duncker con su obra “Tríptico para piano”. En 1935 radicó en Lima donde trabajó como secretario en la Academia Nacional de Música, antecedente del Conservatorio de música donde años después sería director en 1954 hasta 1960.

El “Aire de vals para piano y violín” es una de las pocas piezas que compusiera Roberto Carpio en un formato de dúo con violín y piano. Esta obra está fechada en

1938 dentro de la etapa limeña (1935 – 1960).

1947 sería la fecha de sus últimas composiciones según su catálogo, ellas son “Danza” y “Danza e interludio”. Fallece en Pisco el 22 de mayo de 1986 y es sepultado en el Presbítero Maestro, de Lima.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui