— Redacción Diario El Pueblo —

Decenas de familias completas siguen visitando las playas de Mollendo y Camaná pese a las condiciones climáticas adversas que se están registrando, con bajas temperaturas, cielo completamente nublado y una marea alta.

Hoy se reabren en todo el país

Los estacionamientos de las playas se encuentran los sábados y especialmente los días domingo llenas de vehículos particulares, de quienes están acudiendo a estos lugares para alejarse de la ciudad, luego de los días de encierro obligado por el confinamiento de la pandemia.

Muy temprano en horas de la madrugada y luego de la 6 de la tarde, hay una intensa neblina en la carretera, especialmente por el sector de la Quebrada de Guerreros (Mollendo) y Quebrada del Toro (Camaná) donde los vehículos tienen que viajar muy despacio, debido a la escasa visibilidad.

La municipalidades de ambas provincias han destinado personal de seguridad ciudadana y también de salvavidas para resguardar las playas, y durante los últimos fines de semana, ha impedido el ingreso de las personas al mar, por el gran oleaje que alcanzaba algunos metros de altura y que podrían poner en peligro la vida de visitantes.

El trabajo se hace más arduo con personas que van a consumir licor a pesar de estar prohibido el consumo de bebidas alcohólicas y que pese a las advertencias intentan ingresar al mar, especialmente de los varones.

Para muchas de las familias, era una sorpresa el clima que actualmente se tiene en la zona de playas, pues pensaban que como el calor se experimenta en la ciudad de Arequipa, allí iba a estar mucho mejor, ocurriendo todo lo contrario.

Solo los niños y algunos jóvenes se animaban a despojarse de sus prendas de vestir, mientras que el resto hasta con poleras y chompas estaban sobre la arena. “Igual, playa es playa y lo único que se busca es relajarse por unas horas, salir de la ciudad después de todo lo que hemos pasado. Con este clima hasta nos evitamos que el sol nos queme la piel”, indicó David Canchari, quien viajó con toda su familia a Mollendo.

Lo mismo sucedió con la familia de Omar Velazco, quién dijo que solo sus hijos menores no pudieron resistirse a darse un chapuzón.

DATO

Quienes están más satisfechos con este movimiento de personas, son los comerciantes, no solo de los que venden diversos productos en la playa, sino también de los mercados y restaurantes a donde generalmente acuden las personas para comprar los alimentos. Aunque el alquiler de sombrillas no tiene mayor salida.

Se ha anunciado la apertura de playas por parte del Gobierno, un hecho que en todo momento fue cuestionado por las autoridades locales, debido a que se trata de lugares abiertos, donde si se toman los debidos cuidados, es difícil que haya un contagio con la COVID, enfermedad con la cual la ciudadanía tendrá que acostumbrarse a convivir.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui