Por: Hernando Tavera – Presidente Ejecutivo del IGP

El Sistema de Alerta Sísmica Peruano –SASPe es un proyecto de nuestro bicentenario, por ello su ejecución tiene en su espíritu la participación de actores claves como la Dirección de Hidrografía de la Marina de Guerra del Perú (DHN), la que comprendió desde un inicio que el SASPe resguarda la vida dentro del territorio peruano, y por eso ha permitido la instalación de 28 estaciones acelerométricas dentro de sus faros a lo largo del borde occidental del Perú, integrándose al proyecto.

Desde el nacimiento del SASPe, la DHN ha sido un equipo colaborador ante el reto asumido por el IGP, desarrollando un trabajo coordinado y conjunto, aportando con su infraestructura y capacidad logística para cumplir el sueño de tener un sistema de alerta que permita protegernos ante un sismo de gran magnitud.

Los faros son utilizados para brindar información a los marinos en sus travesías, como guía en la zona costera, lo que evita accidentes; por lo tanto, la gran mayoría se encuentra en altamar, muy cerca de las zonas donde ocurren los sismos que históricamente han afectado a las ciudades costeras. La ubicación de estos faros, con las estaciones acelerométricas, hace posible el monitoreo desde la principal fuente sismogénica del Perú, lo cual permite alertar anticipadamente a la población sobre la llegada de las ondas sísmicas que puedan afectar las áreas urbanas.

La coordinación para instalar los sensores al interior de los faros fue producto de un convenio marco que hizo posible acuerdos específicos y ejecución de cronogramas desde el análisis tecnológico, una labor en unión desde la DHN y el IGP.

Para el SASPe, la DHN ha sumado a sus brigadas el personal profesional del IGP acercándolo a los faros, en lanchas debidamente equipadas, permitiendo que ingenieros y técnicos instalen el instrumental sísmico, baterías, paneles solares y dispositivos de anclaje y seguridad. El compañerismo y respaldo logró que los profesionales de ambas instituciones ejecutaran el proyecto con un solo objetivo: cuidar la vida de los peruanos, y gracias a estos sensores sísmicos estamos registrando eventos de menor magnitud sísmica, lo que nos sirve para calibrar los equipos, así como los algoritmos utilizados para el análisis automático de la información previa a dar la alerta sobre un eventual sismo de gran magnitud.

La pronta respuesta y firma de convenios para consolidar y extender el SASPe exige el compromiso inmediato de actores comprometidos con la vida, funcionarios que entienden la Gestión del Riesgo del Desastre. Que el respaldo de “los hijos de Grau”, desde la DHN, inspire a los gobiernos regionales y locales a apoyar al SASPe, proyecto que permitirá salvar la vida de miles de peruanos.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui