— Redacción Diario El Pueblo —

En las últimas semanas se han registrado una serie de robos y asaltos y hasta asesinatos con armas de fuego en la ciudad de Camaná, algunas de estas bandas están integradas en su totalidad por ciudadanos venezolanos.

Tiendas de venta de equipos electrónicos, farmacias y robos al paso se están realizando en esta provincia, que hasta hace algunos años se caracterizaba por la tranquilidad de sus calles y que se ha visto invadida por ciudadanos extranjeros y también de nacionalidad peruana de otras regiones.

Hace unos días un grupo de sujetos ingresó a una farmacia ubicada en el cercado de Camaná para robar a la dependienta a la cual le despojaron de su equipo celular. Se trata de personas de nacionalidad venezolana, a quien la policía luego de persecuciones capturó e identificó.

Se capturó a Leonardo Contreras de 23 años, Ikler Rafael Laya de 20 años y Geomar Guerra Soto de 22 años, los que fueron trasladados a la comisaría hasta donde se aproximó otro ciudadano, y los acusó de ser los presuntos autores del robo de autopartes de su vehículo. Esta banda fue bautizada por los efectivos policiales como Los Temibles del Sur.

Luego de revisar sus antecedentes policiales, dieron cuenta que tienen un amplio prontuario de hechos delictivos.

El pasado 18 de setiembre, otro grupo de sujetos de malvivir, de nacionalidad peruana, también fue capturado luego de haber asaltado a un taxista en el sector de El Carmen. Días antes también ocurrió el asalto a una pareja de esposos, quienes habían salido a realizar algunas compras, llevándose todo el dinero que llevaban encima.

Igualmente los propietarios de pequeñas tiendas, de sectores alejados de la ciudad, vienen denunciando que delincuentes están acudiendo a hacer pequeñas compras con billetes de 100 soles falsificados. Estos ingresan a las tiendas y compran una gaseosa y luego salen a la calle donde los espera un vehículo.

La ciudadanía está exigiendo a las autoridades un mayor control, más aun cuando por estos días se está comenzando a promocionar la visita a las playas para generar la reactivación económica y temen que la delincuencia genere una mala imagen de la ciudad y de sus ciudadanos, además de ser perjudicados económicamente.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui