Por: Johnny Montalvo Falcón – Analista Internacional

Durante estos 72 años, la República Popular ha pasado por diversas pruebas y retos que han sido superados gracias al liderazgo de sus dirigentes, que supieron llevar a China por el camino correcto del desarrollo en un mundo marcado por los cambios políticos, la ‘guerra fría’, la volatilidad económica y la incertidumbre.

Tras los errores del ‘gran salto adelante’ y de la ‘revolución cultural’, China decidió llevar a cabo un cambio profundo de su modelo de desarrollo, adoptando la política de Deng Xiaoping denominada ‘reforma y apertura al exterior’, que desde 1978 ha generado la más importante revolución económica en la historia de la humanidad.

Nunca un país con tan inmensa población había logrado un progreso tan rápido, mejorando las condiciones económicas y materiales de su gente. China ha eliminado la pobreza en tan solo 40 años de reformas, y lidera el crecimiento económico y el comercio mundial. También en la actualidad, China está adelante en la innovación tecnológica y en el desarrollo de una economía digital, haciendo bastantes progresos en la construcción de una economía circular compatible con el medioambiente.

Gracias a su crecimiento económico, China se convirtió en la fábrica del mundo, pero desde hace unos años viene cambiado su modelo para potenciar más el consumo de su población, lo que la convertirá en el mercado más grande del globo. Desde el 2020, el gobierno del presidente Xi Jinping ha propuesto la estrategia económica de la doble circulación, teoría que tiene dos componentes: la circulación interna, que hace referencia a la actividad económica interna; y la circulación externa, basada en las exportaciones y las relaciones comerciales con el exterior.

En el 14° Plan Quinquenal, el presidente Xi Jinping señaló que la estrategia pone mayor énfasis en el enorme mercado nacional con el objetivo de que el país dependa menos de las exportaciones, aunque sin dejarlas de lado. Todo con el fin de disminuir la exposición de la economía china a los vaivenes de la economía global. En este marco también se engloba la Iniciativa de la Franja y la Ruta, que a pesar de la pandemia del covid-19 sigue implementándose a lo largo de toda Eurasia y el Asia-Pacífico.

Debemos resaltar que China tiene lazos históricos con el Perú desde el siglo XIX, cuando llegaron los primeros inmigrantes chinos al Perú. La cultura de China ha influido en nuestra comida (los chifas son un ejemplo) y se ha integrado a la riqueza multicultural de nuestro país. Asimismo, el Perú tiene una asociación estratégica integral con China y está vigente un tratado de libre comercio. Hay más de 170 empresas de capital chino con una inversión acumulada de más de 30,000 millones de dólares en el Perú.

A las celebraciones por el aniversario de la fundación de la República Popular de China debemos añadir que este año se celebra el 50° aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países hermanos. Esta amistad se ha visto fortalecida con la ayuda de China para combatir los efectos de la pandemia, hecho que nuestro gobierno ha reconocido en repetidas ocasiones.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui