Por: Julio Lopera Quintanilla – Centro Cultural UNSA.

“Nicolasa, de la Mama Pacha a la Mama Corazón” es la nueva muestra pictórica que nos ofrece Alexander Sucasaire, artista siempre innovador e interesante en sus propuestas pictóricas.

En esta ocasión Alexander nos ofrece una nueva propuesta; el diestro pintor se adentra en el mundo interior de la retratada para explorar una y otra vez en los vivos ojos de su madre, que son para el ventanas entrañables que lo conducen a un insondable océano donde está la fuente de su valores , fuente en la que se nutre de sabiduría y de verdad, sabiduría y verdad que inspiran su arte.

Ese alimento espiritual que su Mamá Corazón le da es el origen de los valores que ha internalizado y que se constituyen para él en un alimento fundamental tan importante como los alimentos que la Pacha Mama prodigaba a los antiguos incas.

Nuestro artista, es un pintor que se conceptúa primero como hijo y luego como artista. Como ser humano nos ofrece estas obras en las que quiere plasmar el más puro, delicado y noble sentimiento del hombre: el amor a la madre. Por eso, el pintor ofrece estos retratos como un homenaje de amor y gratitud a su madre.

Alexander; es un artista inquieto, que siempre investiga acuciosamente, que busca encontrarse consigo mismo en su arte, un ser sensible que desde su época de escolar sintió el llamado del arte. A partir del prime año de primaria se interesó por el dibujo, participó y ganó en varias ocasiones los juegos florales y los concursos de arte en su colegio. Desde los tiempos en que cursaba el quinto año de media se inclinó mucho por la plástica. Estudio y culmino sus estudios profesionales en la Escuela Superior de Arte Carlos Baca-Flor. Alexander, atraído siempre por el arte aprendió danza y ejerció la docencia.

Muy joven nuestro novel artista engañado por un marchand de arte se enrumbó con él a la ciudad de Cuenca en Ecuador, pero por las vicisitudes de la vida conoce allí a un rico coleccionista de arte que quería que trabajara exclusivamente para el ofreciéndole todo lo que el deseara y necesitara, pero él, un hombre que no es metálico sino que más bien que es alguien que quería crecer como artista rechazó la propuesta y regreso al Perú.

Sucasaire ha ofrecido diversas muestras individuales entre las que resaltamos: “CREADORES” Galería de Centro Cultural Peruano Norteamericano Lima – Perú (2010), “CON OJOS DE NIÑO” Galería del Centro Cultural Municipal “Quinta Bolívar” Cuenca – Ecuador (2012), “SI TUS OJOS HABLARAN” Galería de Arte Larrazábal -Ecuador (2012), SIN LIMITES” Galería Monterrey-México (2014), “CON LAS ALAS ABIERTAS” Galería del Club Ejecutivo Monterrey-México (2016), “ENTRE RETRATOS Y MEMORIAS INVENTADAS” Centro Cultural Mizrahi- Puebla, México (2017) entre otras muestras individuales. Ha participado así mismo desde el año 2021 en diversas exposiciones a nivel local, nacional e internacional.

El pintor se ha hecho así mismo acreedor a importantes premios como: Primer Premio XXIV Concurso Nacional de Acuarela “Paisaje Peruano” John Constable organizado por el Centro Cultural Peruano Británico de Lima (2011), Segundo Premio XXXI Concurso Nacional de Arte Michell y Cia. Arequipa (2011), Tercer Premio IX Concurso Internacional de Acuarela Viña del Mar- Chile (2014), Tercer Premio II Concurso Nacional de Acuarela “El Sol del Sur” Moquegua (2016), Segundo Premio XXX Concurso Nacional de Acuarela “Paisaje Peruano” John Constable organizado por el Centro Cultural Peruano Británico – Lima (2017) entre otros premios y reconocimientos.

Nuestro artista nos regala con esta exposición en la que nos ofrece composiciones que ejecutó buscando lograr nuevas y diferentes formas de representar el retrato, formas que se inscriben dentro del realismo, o mejor dentro del realismo contemporáneo.

Alexander es un pintor al que parece atraerle mucho la tensión del retrato y en su pintura se advierte que despliega gran energía en el proceso creador que lo lleva a ejecutar una obra coherente y siempre convincente en el que resuelve exigencias autoimpuestas. Sus conocimientos, capacidades y experiencias lo han conducido por el camino del profesionalismo por lo que puede ya exhibir atisbos de un estilo propio que tiene originalidad, lo que es al fin y al cabo la razón última del quehacer artístico.

Esta obra es un conjunto de creaciones dedicadas a la madre del artista; interrogado por el porqué de “Nicolasa de la Mama Pacha a la Mamá Corazón” Alexander nos responde “Esta idea la tuve ya desde hace mucho tiempo atrás, pero debido a otros proyectos que fui desarrollando en mi carrera artística fui postergando esta idea porque la consideraba un tema demasiado personal, demasiado íntimo, hasta que debido a la invitación de la galería del Centro Cultural UNSA, tuve la oportunidad de plasmar este proyecto dedicado a mi madre ya que considero que es muy importante hacerle este homenaje en vida”

La propuesta que el artista nos obsequia en esta oportunidad tiene como tema principal el retrato, propuesto de una manera muy subjetiva y que puede entenderse como el producto de las vivencias y las experiencias que tiene el artista desde los tiempos de su niñez. Nos comenta Alexander “Este homenaje que hago a mi madre busca revalorar a su persona y también tiene la intención de perennizar su memoria en la en la línea del tiempo por medio de mi pintura”.

El retrato que nos ofrece Alexander Sucasaire es muy interesantes desde el nivel físico porque representan muy bien los rasgos somáticos. En el nivel de la expresión la ejecución del artista llega hasta lo más hondo de la psique de la retratada, pues su pincel abre a través de los ojos un canal hacia el exterior que refleja la personalidad de la madre, pero al mismo tiempo abre una puerta a través del cual el artista puede ingresar en el mundo interior de quien aparece en el retrato permitiéndonos conocer sus estados de ánimo y carácter. El artista en la ejecución de su retrato cala aún más profundo, llega al nivel moral en el que encuentra la sabiduría y la verdad. Diríase que el artista a través de la penetración al nivel moral se descubre así mismo al encontrarse con los principios y valores de quien le ha dado el ser y lo ha formado para la vida.

DATO

Nos confiesa el pintor que recuerda siempre con cariño las horas que pintaba con Evaristo Callo en las madrugadas durante los tiempos de su juventud. Los referentes de nuestro pintor son dos colosos del arte: Diego Velázquez y Rembrandt.

La exposición está constituida por una serie de 15 obras pictóricas y de gran formato entre oleos y acuarelas. Pueden ser apreciadas en forma presencial en el Centro Cultural UNSA y de modo virtual en ccunsa.org.pe

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui