— Redacción Diario El Pueblo —

No hacen caso. Los propietarios de la discoteca “El Tsunami” seguían atendido pese a que ya habían sido sancionados por parte de la municipalidad de José Luis Bustamante y Rivero que los sancionó por atender fuera del horario del toque de queda y sin respetar el aforo respectivo por la pandemia.

Raúl Medina Monroy, gerente de Fiscalización y Sanciones, junto a personal de Seguridad Ciudadana y el apoyo de la Policía Nacional del Perú intervinieron la madrugada del último domingo este local ubicado en la avenida Dolores y fue cerrada con la colocación de bloques de concreto y con ello asegurar la fiscalización y la sanción definitiva del local.

Al momento de la intervención el local albergaba, a esa hora de restricción, a más de 120 personas sin considerar protocolos de bioseguridad, es por ello, que con acta 03611-de por medio se determinó el cierre del local.

“En la intervención se ratificó que el local ha reabierto al público sin comunicar a la autoridad por lo que se procedió a la aplicación del artículo 9 de la ordenanza municipal que determina el tapiado del local y el inicio de acciones penales contra los involucrados”, declaró Medina Monroy.

El local de la discoteca es de propiedad de Ana María Cuadros Crisóstomo, y según declaraciones del trabajador responsable del lugar Alan García Leyva, no sólo reabrió su local sin conocimiento de la autoridad edil, sino que lo hizo atendiendo en hora de restricción determinado por decretos de urgencia sanitaria.

Al momento de la intervención, los conductores del mismo, no contaban con licencia de funcionamiento ni certificado de Defensa Civil aglomerando, además, a jóvenes sin mínimos controles de bioseguridad.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui