— Redacción Diario El Pueblo —

Los ganaderos de todo el Perú pasan por una de sus peores crisis. En Arequipa solo en el último año cerca de 3 mil ganaderos han quebrado por las pérdidas económicas que tienen. Producir un litro de leche les sale más caro que venderla a las grandes industrias.

A dos horas y poco más de la urbe arequipeña está ubicado el distrito de Santa Rita de Siguas. Es una de las zonas ganaderas de toda la región Arequipa y los propietarios de los fundos pasan una de las peores crisis de los últimos años. Desde aproximadamente setiembre del 2020 los precios de los alimentos y el concentrado para sus vacas lecheras subió de precio por el alza del dólar. La Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú (Agalep), sostiene que productos como el maíz y la soya se elevaron en un 60%. Si el precio del kilo de maíz era de S/ 1.00 el kilo, subió a S/ 1.50, mientras que la torta de frijol que costaba a S/ 50.00 pasó a costar S/ 125.00. Ambos son alimentos que deben de suministrarse diariamente al ganado vacuno.

Se entiende que, si los costos de producción se elevan, el precio de venta de cualquier producto también debería incrementarse para obtener una ganancia. Sin embargo, esta situación no ocurre en el sector ganadero del Perú. En Santa Rita, Don Enrique es un ganadero tradicional y cuando le preguntan por la situación del negocio responde apenado. “Es muy triste. Ahora no hay ganancia y lo único que estamos haciendo ahora es subsistir”, comenta.

La raíz del problema, según Enrique y los demás ganaderos consultados es el precio bajo que reciben por la leche fresca que venden. En el Perú son tres las empresas que dominan el sector lechero. Un estudio realizado por el Ministerio de Agricultura y Riego señala que el mercado que ofrece leche evaporada es dominado en el país por tres empresas: Gloria S.A., Nestlé Perú y Laive. “La estructura no competitiva del mercado de leche fresca hace difícil el poder de negociación de los productores respecto a la determinación del precio de la leche fresca, el mismo que es impuesto por Gloria, Laive y Nestlé en sus respectivas cuencas”, específica el documento.

Actualmente y desde hace más de 15 años, los pequeños, medianos y hasta los grandes ganaderos de Arequipa y de las demás cuencas lecheras reciben un precio base que bordea S/ 1.00 por litro. Producir ese litro de leche a ellos les cuesta aproximadamente S/ 2.00. “La solución inmediata es que la industria se ponga la mano al pecho y pague lo que debe ser”, nos dice don Enrique mientras comenta que debido a la crisis tuvo que vender 11 de sus vacas.

La situación no es particular y ya ha afectado a varios de los pequeños y medianos ganaderos. Gianni Simoni Rosas, presidente del Consejo Regional de la Leche en Arequipa, señala que antaño en la región se tenía 23 mil ganaderos y esa cantidad ha ido decreciendo hasta llegar a los 5 600.

Los factores que ocasionan esta crisis agudizada desde el año pasado son diversos, como la falta de políticas de apoyo al sector agropecuario y decisiones tomadas, años atrás, desde el Poder Ejecutivo.

Una de esas medidas fue la aprobación del Decreto de Urgencia 1035 en el 2007. Su aprobación permitía la importación de leche en polvo para adicionarla en la elaboración de la leche evaporada. Gianni Simoni Rosas, presidente del Consejo Regional de la Leche en Arequipa (Conrelea), menciona que la disposición sigue vigente y ocasiona que al margen del precio bajo que reciben por la leche que elaboran, la importación de la leche en polvo genera que les compren menos cantidad del lácteo a los pequeños y medianos productores.

Por tal motivo el pasado 21 de setiembre el Gobierno Regional de Arequipa declaró en situación de emergencia el sector agropecuario de la región. Uno de los principales objetivos de esta medida es que se tomen acciones inmediatas para priorizar posibles soluciones a este sector productivo nacional. Entre ellas promover la regulación de la producción de la leche evaporada para que cumplan con los requisitos de calidad e inocuidad del producto final que consume la población.

Para Víctor Chirinos Cerezeda, presidente de la Federación de Productores Agropecuarios de Arequipa, la solución al problema es que desde el Congreso o el Ejecutivo se apruebe una ley que permita la no recombinación de la leche. Señala que, al permitirse la importación de leche en polvo, las grandes empresas pueden recombinar la leche fresca extraída de las vacas y combinarla con la leche en polvo, lo cual genera que les compren menos a los productores peruanos.

La situación de los ganaderos peruanos se repite en las principales cuencas lecheras como Arequipa, Lima, Cajamarca, Puno. La lucha por un precio justo la han emprendido a nivel nacional todos los ganaderos. Nivia Gálvez Cabanillas, presidenta de la Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú, dijo que hay otros factores que mantienen en crisis a los más de 450.000 ganaderos lecheros de todo el país como la falta de regulación de los precios que pagan los principales compradores de leche. “Los precios de los insumos han subido a nivel internacional y la industria lechera nacional no nos ha aumentado el precio con el que nos compran a nosotros. El Estado debería ser un ente regulador en ese sentido porque estamos frente a una posición de dominio de parte de las grandes empresas”, precisó.

Chirinos Cerezeda, de la federación de productores agropecuarios, indicó que a mediados de este mes de octubre realizarán un foro técnico con la participación de representantes de los gremios lecheros, así como técnicos que expliquen las posibles soluciones que plantearán ante el Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego y lograr finalmente una solución a la problemática que de no solucionarse podría terminar, en pocos años, con la actividad ganadera en todo el país.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui