Por: Carlos Meneses

“La agricultura y ganadería arequipeñas están en una situación incómoda. El gobierno debe intervenir para defender a los productores nacionales con una adecuada política arancelaria para la recombinación de leche fresca con la de en polvo importada”.

Desde que se estableció en Arequipa la planta de leche Gloria, la cuenca lechera de esta parte del país fue considerada la más importante de la República junto a Cajamarca, consorcios internacionales dieron origen a la promoción de la lechería, al fortalecimiento de un grupo emprendedor que terminó en manos de arequipeños que en busca del mercado de consumo más importante, centralizaron sus operaciones en Lima.

Hoy, por la crisis económica y una mala política arancelaria ha terminado por convertir a la cuenca lechera local de primera en cuarta, en la República. Los ganaderos que también son, generalmente, agricultores han sufrido una competencia desleal con importaciones de leche en polvo que han convertido el alimento de nuestras vacas en algo desagradable, pues muchas reses finas han tenido que ser sacrificadas por la diferencia entre costo y precio de la que resulta víctima la ganadería local.

Es deseable encontrar una solución que sea justa que nos evite que la crisis de la ganadería llegue a extremos, amenazando desestabilizar a la que fue pujante y vigorosa ganadería arequipeña.

Una adecuada política protectora de la ganadería viva y nacional es necesaria de practicar en forma inmediata, para que Arequipa vuelva a ser primera en producción, fuente de alimentación lechera para los niños peruanos y también para los mercados internacionales.

Inevitablemente, la ganadería ha jalado hacia abajo a la agricultura local, la sola excepción es la exportación, cada vez más creciente, de frutales arequipeños.

Si la ganadería y la agricultura decaen no hay duda alguna de que Arequipa perderá. Hay que aprovechar la coyuntura para salvar a estos sectores económicos de su ruina.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui