— Redacción Diario El Pueblo —

Ser madre es una de las experiencias más sublimes que existen. Son 9 meses de sentir esa mágica conexión con ese ser que pronto estará en sus brazos. Este es el escenario ideal en que un niño o niña debería venir al mundo. Sin embargo, no lo es para las más de 48 mil menores de edad y jóvenes que han dado a luz durante este 2020.

Minsa reportó que 48 mil menores fueron madres

Según el Registro del Certificado de Nacido Vivo en Línea del Ministerio de Salud, durante el año de la pandemia se registraron en total 48 546 nacimientos. De este total, 1155 están entre el rango de 11 a 14 años y 47 391 tienen entre 15 y 19 años.

En estas edades la maternidad no es un tema romántico, por varios factores. Uno de ellos es que las adolescentes aún no han concluido su desarrollo físico y emocional, el cuerpo de las menores no está preparado para dar a luz, entonces ocurre complicaciones durante el embarazo y el parto. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) son la segunda causa de muerte entre adolescentes de 15 a 19 años.

“Además, muchas de ellas ven interrumpidos sus estudios en la escuela, ya que son obligadas a dejarla por vergüenza y a veces, son estigmatizadas por los profesores, estudiantes, padres de familia o personal del colegio”, señala Sara Mendoza, obstetra y especialista en salud sexual y reproductiva de APROPO.

Ahora, con una maternidad en brazos deben repartir su tiempo entre cuidar al niño y generar ingresos, pero con la formación escasa que tienen, puede que no consigan un trabajo con una remuneración justa, más aún en estos momentos de pandemia, donde se complica obtener un empleo. E incluso, muchas de ellas son sometidas a matrimonios forzados, donde pasan a ejercer el rol de madre y ama de casa. De esta manera, el embarazo en menores de edad y en adolescentes hace más difícil que alcancen sus sueños, concreten sus proyectos y planes de vida.

La gestación en adolescentes es un problema de salud pública, que involucra a todos y todas, una problemática que ocurre porque no se cuenta con una educación sexual integral, que permita a las y los adolescentes conocer estos temas, así como los riesgos a los que pueden estar expuestos.

“Muchos padres, maestros o cuidadores piensan que si se les habla de sexualidad a los y las adolescentes pueden promover su despertar sexual y la promiscuidad en ellos. Sin embargo, nada más alejado de la realidad, ya que al tener mayor información tomarán mejores decisiones y podrán prevenir situaciones de riesgo”, agregó Mendoza.

APROPO dentro de su acercamiento a la población ha puesto a su disposición un Servicio de Orientación en Sexualidad donde las y los adolescentes pueden realizar sus preguntas y despejar todas sus dudas sobre sexualidad, de manera gratuita y confidencial, como el WhatsApp de SOS (987 960 760) como a través del Facebook SOS Perú. Y así los adolescentes puedan tener más y mejor información sobre el tema.

Por otro lado, la mayoría de los embarazos en adolescentes menores de 15 años lamentablemente ocurre por casos de violación sexual, por ello la importancia de educarlas en estos temas, a fin de promover el autocuidado, identificar situaciones de peligro y entrenarlas para poder reaccionar en diversos escenarios.

“Mientras que no haya una decisión, de entablar una comunicación natural sobre la sexualidad, ya sea en el hogar o en las escuelas, a través del curso de educación sexual integral, esta problemática no disminuirá”, destacó la especialista.

Para eso debemos de generar confianza y apertura con los menores, tanto en el ámbito familiar como en el de la escuela. Sino el o la adolescente se irá a buscar consejos en páginas de internet nada serias o en los amigos, que poco o nada saben del tema.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui