Por: Julio Lopera Quintanilla

Con ocasión de la II Bienal de Grabado, evento artístico de gran envergadura que se viene llevando a cabo en Arequipa entre el 15 de setiembre y el 12 de noviembre, un acontecimiento que congrega la participación de más de 50 artistas y que se constituye en una plataforma para el intercambio cultural en torno al grabado. Conversamos con los organizadores de este importante evento, Edward de Ybarra director de la Segunda Bienal de Grabado quien es un conocido artista visual y cineasta arequipeño, Virginia Arias artista y comunicadora social quien es la productora del evento y con Manuel Munive curador de las muestras. ——————

Victoria en la función que desempeñas como productora de la Segunda Bienal de Grabado de Arequipa ¿Qué tareas han sido las más complicadas?

La labor de gestión cultural es bastante compleja en sí, para que el público pueda disfrutar de un evento de esta magnitud hay un trabajo de muchos meses antes y después del evento, creo que uno de los retos más importantes y complejos es saber comunicar adecuadamente para que el público se entere de las actividades propuestas y participe, que es finalmente la razón de ser de la II Bienal de Grabado de Arequipa, el involucrar a la ciudadanía en el arte.

¿Qué talleres se ha programado en el contexto de la Segunda Bienal de Grabado? ¿Qué nos puedes comentar sobre los talleres?

Se ha programado diversos talleres que abordan de diferente manera el grabado. Se invitó a artistas de Bolivia, Lima y de Arequipa para que compartan sus conocimientos con el público arequipeño. Se dictaran talleres de ilustración y dibujo secuencial, cola grafía, así mismo como se trabaja el gofrado que es un proceso mediante el cual se produce un relieve en el papel por efecto de la presión con el fin que sepamos cual es el papel a utilizar en el momento de imprimir un grabado. En el desarrollo de estos talleres también se aprenderá a hacer esgrafiado en arcilla, entre otras cosas más.

Los talleres se realizan de lunes a viernes hasta el 22 de octubre en la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa.

¿Qué nuevas actividades se ha programado para la Segunda Bienal de Grabado?

Por lo pronto mencionar que la Segunda Bienal de Grabado de Arequipa tiene actividades hasta el 12 de noviembre, actualmente se pueden visitar 15 galerías donde se exponen más de 300 obras de diferentes artistas peruanos y extranjeros.

Las sedes oficiales de la Bienal son el Centro Cultural UNSA, la Alianza Francesa de Arequipa y la Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa, haciendo un breve recorrido por el centro de la ciudad se puede apreciar un amplio y vasto panorama del grabado peruano actual.

¿Cuál es la satisfacción más grande que has tenido en tu labor como productora de este evento?

El poder ser parte de un equipo humano que está ayudando a reactivar la movida cultural de Arequipa, el saber que es posible volver a las actividades presenciales de manera segura, cuidando todos los protocolos de salud que den al público la confianza de volver a la calle, de vivir experiencias artísticas de una forma responsable dado el contexto en el que vivimos.

Creo que después de haber pasado momentos de tanta tensión por la pandemia, las personas necesitamos más que nunca del arte de conectar con nuestra humanidad y la Bienal de Grabado busca precisamente generar experiencias artísticas tanto para el público como para el realizador.

CON EDWARD…

En tu opinión ¿ Qué es lo más valioso en la aplicación de la técnica de la xilografía en la obra que nos ofrece Manuel Gómez Burns?

No solo hay un aspecto valioso en la xilografía, la técnica ofrece muchas posibilidades expresivas y por lo tanto tiene muchas características valiosas.. En este caso Manuel Gómez consigue mucha plasticidad con su trazo y su corte, lo cual dota a sus personajes de mucha expresividad y consistencia

Fernando Arce exhibe un logro muy interesante en la aplicación de la técnica del esgrafiado y de la monotipia ¿Qué te gustaría comentar al respecto?

Fernando Arce es un artista bastante singular en el escenario arequipeño y peruano, su trabajo con cerámica es tremendo, desborda poesía y nos entrega un universo lleno de personajes que contrarrestan la oscuridad con su inocencia. En este caso incursiona en algunas técnicas de grabado sin abandonar su principal materia, la arcilla, y consigue conjugar ambas para incorporarlas a su horizonte creativo.

MANUEL…

¿Piensas tu que los grabados de Mario Alburquerque liberan al grabado de su condición narrativa y realista?

Concisa, modular y casi tipográfica, la propuesta de Alburquerque ofrece imágenes sintéticas de la figura humana, siluetas que operan como símbolos o como ideas tan hondas como escuetas, tan ambivalentes como austeras; casi una señalética de la condición humana con la que libera al grabado peruano de la vocación narrativa y realista que la persuasiva gráfica mexicana le legó, habilitándolo como un espacio de creación independiente, cuyas imágenes surgen del trabajo con la matriz antes que de los datos visibles del mundo real. El torso y, en especial, la cabeza humana, asociadas a letras de molde articuladas por un idioma que no existe o ciertos elementos de utilería –como una hipodérmica o un balón de oxígeno – bastan y sobran a nuestro artista para deslizar una lectura imparcial acerca de los tiempos que tuvimos sin incurrir en un lugar común.

¿Qué nos podrías comentar sobre las investigaciones de José A Fernández sobre la obra gráfica de Teófilo Alain?

Esta breve colección de estampas cuya datación es muy difícil precisar ofrece una serie de imágenes inspiradas en personas, rincones y paisajes del Cuzco: encontramos una serie de retratos idealizados pero verosímiles, algunos rincones urbanos célebres ya gracias a la iconografía indigenista – como es el caso de “La cuesta de Santa Ana” –Así como fachadas de iglesias pueblerinas – como la de Urquillos- en torno a las que aparecen imbricados los pobladores y ese cielo que Alain inunda con esas nubes bellísimas y henchidas que lo caracterizan; imágenes cuya síntesis poética apuntalo la idea de lo andino que tanto impactó en el público de ciudades como Lima.

Agradecemos al desaparecido investigador del grabado peruano José A. Fernández, coleccionista y propietario de estas matrices, quien nos reveló –hacia 1998 – la obra xilográfica de Teófilo Alain y a su viuda, la señora Zoila Carrillo que nos permitió imprimirlas con el propósito de mostrarlas en nuestra bienal y de que los ejemplares se preserven para que integren la colección del futuro Museo del Grabado de Arequipa. Varias de estas imágenes aparecen en el libro que Fernández editó en 1995 con el título Grabadores del Perú.

¿Las obras que integran la muestra Grabado Prístino en tu opinión prolongan las raíces de la contemporaneidad hacia el pasado?

El Proyecto Rupestre Contemporáneo explora la vinculación plausible de la plástica rupestre y el grabado contemporáneo peruano privilegiando a los petro –grabados sobre los pictogramas por el símil de los primeros con la disciplina gráfica. Consideramos que al familiarizarnos con nuestros repertorios iconográficos precolombinos contribuiremos a su valoración como patrimonio cultural y otorgaremos a las artes visuales peruanas una razón indudable para prolongar hacia el pasado las raíces de su contemporaneidad.

“Grabado Prístino” es la exposición de la Segunda Bienal de Grabado mediante la que el Proyecto Rupestre Contemporáneo rinde homenaje a “Toro Muerto” ese inigualable emporio iconográfico que determina que esta región sea un lugar de visita obligatoria para todo aquel que quiera investigar o vivenciar el fenómeno rupestre andino en su rotunda escala paisajista. Cada una de las estampas expuestas- xilográficas, calcográfica y serigráficas- reduce o recrea algún diseño o motivo precedente de este emblemático lugar. Creemos además que “Toro Muerto” debe ser considerado como un lugar iniciático para cualquier grabador contemporáneo en el Perú.

Manuel ¿Qué nos podrías comentar de la dimensión narrativa de las obras de Juan Carlos Añamuro?

En “Los Temblores del Corazón” muestra personal integrada por diecisiete xilografías inéditas Juan Carlos Añamuro homenajea a los instrumentistas de las diversas tradiciones musicales del Perú, con la sensibilidad y la empatía de quien también es músico. La muestra está conformada específicamente por retratos xilográficos de músicos – que tocan el acordeón, el charango, los tarkas, el bombo y la zampoña entre otros- generalmente en el éxtasis de la ejecución instrumental; algunos con los atuendos que informan acerca de la comparsa de la que se desprenden y a la tradición cultural específica que representan como es el caso de los “ayarachis”.Trabajadas a partir de la imagen fotográfica con la que consiguió una síntesis de alto contraste, esta colección de estampas nos hace pensar también en la documentación etnográfica.

DATO

Las hermosas obras mencionadas en la presente entrevista pueden ser apreciadas y disfrutadas en el Centro Cultural UNSA de lunes a viernes en el horario de 9.30 a 12.45 y de 12.45 a 16.45 horas

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui