Por: Caris Meneses

“Arequipa repudia los presuntos actos de corrupción que se están revelando y no solo los arequipeños de hoy sino también los de ayer, que fueron ejemplos de entrega a favor de su pueblo y no para llenarse los bolsillos con el dinero de los más pobres”.

Desde hace un año, cuando un colaborador eficaz formuló denuncia, que la Fiscalía Nacional Anticorrupción comenzó a investigar, sobre la existencia de una presunta mafia criminal organizada e integrada, que se sepa hasta ahora, por más de 20 personas entre autoridades y funcionarios del Gobierno Regional de Arequipa quienes estarían cometiendo delitos entregando tierras de cultivo de Majes y también lotes de terrenos.

Se repiten experiencias ilícitas ocurridas anteriormente en el Gobierno Central y también en otros gobiernos regionales, entre los cuales debe citarse el de la región Junín, por la espectacularidad de sus desvergüenzas.

En menos de 48 horas, la ciudadanía ha conocido de otro acto de corrupción sancionado en primera y segunda instancia, del que resulta culpable un ex alcalde de la ciudad quien depredó área verde para convertirla en urbana y así permitir la construcción de un edificio de varios pisos en lo que originalmente fue una propiedad verde.

Ayer en la madrugada bajo la dirección del fiscal Omar Tello de la Fiscalía Especializada Anticorrupción, policías y magistrados allanaron viviendas, oficinas para encontrar pruebas de los delitos cometidos en el caso denominado “Los hijos del Cóndor”.

Habiéndose ordenando la detención preliminar de 20 sospechosos que incluyen al Gobernador Regional, gerentes de AUTODEMA y de otras dependencias, quienes, posiblemente se frotaban las manos de contentos por haber recibido el encargo de dotar de agua potable a zonas del cono norte. Después de haber logrado copar cargos públicos en Sedapar y tal vez pensando en comisiones futuras que complementaban las que estaban realizando en Majes, así como en los Jardines del Colca.

La mayoría de quienes vivimos en Arequipa estamos ofendidos, también los arequipeños de antes que deben estar indignados en sus tumbas, cuando ellos fueron ejemplo de honestidad y entrega.

Respaldamos toda misión de investigación que esté destinada a limpiar el país de una corrupción que se fue agravando en los últimos años. Expresamos pública protesta y condena contra los irresponsables que han cometido delitos, que al ser corroborados tendrán como consecuencia castigo ejemplar como deben serlo los que se hicieron en otros gobiernos regionales y en el Estado peruano.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui