— Redacción Diario El Pueblo —

Luego de dos años las calles de la ciudad se volvieron a teñir de morado, de esa fe que no se pierde pese a las circunstancias y que por el contrario crece y se hacen evidentes con el paso de la imagen del señor de los Milagros por diversas vías de la ciudad.

Imagen recorrió la ciudad en un vehículo

Con unas horas de anticipación se anunció que el cristo de Pachacamilla iba a salir en procesión, pero no en los hombros de las cuadrillas de los integrantes de la Hermandad, sino sobre un vehículo, con el objetivo de recorrer todas las calles en un solo día, lo que antes se hacía en tres días de recorrido.

Las familias no perdieron el tiempo y en pocas horas se dedicaron a armas sus altares, en algunos casos con imágenes de la Virgen de Chapi de tamaño real, vestida con un hermoso traje con colores morados, como ocurrió en la calle Los Topacios, por Los Ángeles.

Otros colocaron sus globos y adornos de colores morados y blancos en las frenteras de sus casas. Se había informado que la imagen saldría al promediar las 8 y 30 de la mañana y para evitar la aglomeración, la comitiva partió una hora antes; sin embargo las personas averiguaban el recorrido y le daban alcance.

A pesar del intenso sol, la población seguía el camión que a su vez jalaba la tolva en donde estaba depositada el anda de la imagen, adornada con flores naturales, que en poco tiempo se llenaba de pétalos que arrojaban las personas desde sus techos.

El panorama fue similar en todo el recorrido, personas caminando a los costados, en sillas de ruedas, en muletas. Otros, los mayores, solo salían a las puertas de sus casas para ofrecer sus oraciones entre lágrimas. Detrás otro grupo de familias se animaban a seguirlos en camionetas, formando una especie de caravanas. Se contó con la participación de efectivos de la Policía Nacional y de la Cruz Roja para atender cualquier emergencia.

MISA DEL 28

El próximo jueves 28 se realizará la misa de despedida de la celebración del Mes Morado y será monseñor Javier del Río Alba, Arzobispo de Arequipa, quien celebrará la ceremonia litúrgica en el templo de San Agustín a las 10 de la mañana, a donde solo podrá ingresar el 50% de la población que normalmente se acostumbra. Otro porcentaje podrá escuchar la misa en el Atrio del templo y el resto a través de la transmisión virtual.

Por otro lado, el 31 de octubre se oficiará la Eucaristía por igual motivo en la Parroquia Santa Ana de Mollebaya, bendiciendo también las obras de restauración del altar mayor, actividad que será al medio día.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui