Por: Carlos Meneses

“Todo dinero público que no sea bien usado debe ser motivo de vigilancia y también de sanción si se incumple la norma que para el bien común da el gobierno de turno”.

Los 200 millones de soles que el gobierno proyecta invertir, vía Sedapar, en dar agua potable y saneamiento en áridas zonas del cono norte, no pueden ser invertidos por nadie que haya participado en una aventura como la que está investigando la Fiscalía y que después verá un juez anticorrupción.

Debemos recordar, ahora, que Arequipa mereció, en otros tiempos, la concesión del primer préstamo que para la naciente corporación de saneamiento, recibimos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y cumplimos con pagar hasta el último centavo incluso adelantamos a nuestros compromisos las partidas que nos fueron confiadas.

Por eso, también, recibimos a través de la Municipalidad Provincial de Arequipa la administración del dinero que el BID nos dio para reponer la caída de la torre de la catedral en los inicios del siglo XXI.

Ese dinero tendrá que ser vigilado en su uso por lo que resulta recomendable que no pretendan manejarlo quienes coparon Sedapar con el fin de aprovechar la plata que ya venía y que seguramente hubiera tenido distinto fin del que todos deseamos llegue a tener.

Sedapar tiene un historial que bien merece cuidarse, porque de ello dependerá que tengamos agua y desagüe en todos los lugares del país. Igual pasa con Sedapal y con toda dependencia del Estado que no tenga a la par eficiencia, honestidad en el manejo y adecuada disposición para cuidar de los dineros públicos en un país que quiere dar un salto hacia adelante y no, por cierto, hacia atrás

Por eso reclamamos que en Sedapar haya mujeres y hombres de honestidad comprobada, de valor en el terreno de la ética y del profesionalismo, pues dinero que no sea bien invertido no merece colocar a quién no sabe cuidarlo.

Ya sabemos lo que se buscaba en Sedapar. Hay que ponerle coto a lo de malo que se ha hecho, devolver confianza y esperanza a quienes aguardan que se les ayude, para que vean con sus propios ojos que cada sol se bien invierte y no termine en el bolsillo de algunos miserables.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui