— Redacción Diario El Pueblo —

Augusta La Torre, la primera esposa del cabecilla terrorista de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, fue asesinada por discrepar con el cabecilla de ese grupo terrorista, quien ordenó que sus restos desapareciera, aseguró una investigación publicada por el periodista Umberto Jara.

“Por las evidencias a las que he podido acceder, fue asesinada”, afirmó a Efe Jara, antes de agregar que también consultó un documento policial que reúne testimonios “que muestran cómo Guzmán ordenó la desaparición” de su cadáver.

El periodista ha incluido los detalles de esta investigación en la segunda edición de su libro “Abimael. El sendero del terror”, publicado por Planeta y en el que aborda la historia de Guzmán, ofrece los detalles de su reciente muerte y destaca la importancia que tuvo su primera esposa en esa agrupación.

Mientras en Perú se ha investigado de manera profusa las acciones de Sendero Luminoso, que según la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) causó la mayoría de las casi 70.000 muertes del conflicto interno peruano (1980-2000), Jara dijo que él se planteó “estudiar al que había generado toda esa violencia”.

Para ello accedió a un manuscrito, nunca antes revisado, de 400 páginas, escrito por Guzmán tras su captura en septiembre de 1992, cuando negociaba con el entonces todopoderoso asesor presidencial peruano Vladimiro Montesinos “lo que se llamó el acuerdo de paz”.

Gracias a ese documento, así como a otras fuentes y entrevistas, Jara determinó que La Torre “fue una figura fundamental” en Sendero, “a tal punto que sin ella probablemente Guzmán no habría podido llevar todas sus ideas a la práctica”.

Augusta La Torre, quien era doce años menor que Guzmán, fue la persona “que organizó los primeros aparatos de Sendero”, dirigió varios de los ataques subversivos y creó, cuando se trasladaron a Lima, agrupaciones como Socorro Popular, dedicada primero a dar apoyo legal a los senderistas y que luego pasó a las acciones armadas.

“Ella ha sido fundamental en la violencia de Sendero Luminoso, digamos que ha sido quien permitió que las acciones de terror se llevaran a cabo, ejecutando la visión y las órdenes de Abimael Guzmán”, remarcó el periodista a Efe.

Augusta La Torre murió, de manera nunca aclarada, en noviembre de 1988, cuando tenía 43 años, pero ahora las evidencias que Jara ha recogido le permiten señalar que fue asesinada, ya que en esa época discrepó abiertamente con las directivas de Guzmán, quien se casó nuevamente en 2010 con la también senderista Elena Iparraguirre.

En 1988, agregó Jara, se celebró el primer congreso de Sendero Luminoso para evaluar “lo que ellos llamaban lucha armada” y se presentaron “discrepancias serias” entre La Torre y Guzmán, “a tal punto que ella plantea la posibilidad de escindir el partido”.

“Eso sí era gravísimo, porque ella tenía ascendencia sobre la milicia y podía, efectivamente, generar un cisma”, indicó, antes de añadir que Oscar Ramírez Durand, “Feliciano”, a quien Guzmán le propuso suceder a Augusta La Torre, también señala “que todos los indicios son que fue asesinada para evitar esto”.

Jara recordó que Guzmán dio a entender que se trató de un suicidio, pero nunca aceptó las peticiones de otros dirigentes de Sendero para que se investigue esa muerte y existen testimonios que muestran que ordenó la desaparición del cadáver, para buscar la “impunidad para un crimen”.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui