Por: Willard Díaz

Antonio Cornejo Polar es considerado el teórico y crítico más importante de la literatura y peruana uno de los mejores de América Latina. Nació en Lima en 1936, el 23 de diciembre. Estudió su primaria y secundaria en Arequipa e ingresó a la Universidad Nacional de San Agustín donde obtuvo el bachillerato en 1958 y el doctorado en 1960. Viajó becado a España, para especializarse en Filología Hispánica en la Universidad Complutense.

A su vuelta ingresó como docente en la Escuela de Letras de su alma mater y ocupó el cargo de director de la Casa de la Cultura, en Arequipa. En 1965 organizó en nuestra ciudad el célebre “I Encuentro de Narradores Peruanos” al que asistieron Alberto Escobar, José Miguel Oviedo, Ciro Alegría y José María Arguedas, entre otros. En 1966 viaja a Lima para desempeñarse como docente a la Universidad Nacional de San Marcos, donde fue director del Programa de Filología, Lingüística y Literatura Hispánica; al mismo tiempo fue jefe de la Casa de la Cultura del Perú, hoy Instituto Nacional de Cultura. Viajó a Europa y Estados Unidos, donde se desempeñó como profesor visitante e investigador en prestigiosas universidades. Al volver a San Marcos, fue nombrado rector de esa casa de estudios en 1985.

En un congreso de críticos latinoamericanos en Santiago de Chile sugirió la creación de una revista literaria especializada en cultura y literatura; sugerencia que se plasmó en reuniones posteriores en congresos internacionales, hasta la fundación de la célebre “Revista de Crítica Literaria Latinoamericana” de la cual fue director durante varias décadas.

Cornejo Polar ha escrito algunos de los libros fundamentales no solo de la teoría y la crítica peruana sino de la latinoamericana, en títulos como “Discurso en loor a la poesía. Estudio y edición”, “Los universos narrativos de José María Arguedas”, “La novela peruana: siete estudios”, “Literatura y sociedad en el Perú: la novela indigenista”, “Sobre literatura y crítica latinoamericanas” y “Escrito en el aire. Ensayo sobre la heterogeneidad sociocultural en las literaturas andinas”. Su teoría de la “heterogeneidad discursiva” es una de las bases más originales del nuevo pensamiento crítico social.

Los últimos años de su vida los pasó como profesor en la Universidad de Pittsburg y en la de California, en Estados Unidos. Reconocimientos a su vasta obra de investigador le valieron ser nombrado profesor honorario y emérito en numerosas universidades del mundo entero.

Falleció el 18 de mayo de 1997.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui