— Redacción Diario El Pueblo —

En algunos distritos, a diferencia de años anteriores, se notó que una menor cantidad de irresponsables ciudadanos, que hizo uso de la pirotecnia en la noche del 24 de diciembre y eso se habría visto reflejado en las mediciones realizadas por el área de Salud Ambiental de la Gerencia de Salud.

En fiestas de fin de año

“Aún no tenemos las mediciones exactas, pero en lo que hemos avanzado estimamos que se han reducido en un 15% respecto a los años anteriores, donde el incremento de la contaminación y el ruido se elevaban entre 30% a 40% a lo que se tiene normalmente en el año”, señaló el director ejecutivo de Salud Ambiental, Zacarías Madariaga.

Es probable que esta disminución se deba a la campaña que han realizado diversas instituciones para evitar la quema de pirotécnicos que causan tanto daño, no solo al Medio Ambiente, sino también a las personas que sufren del trastorno autista, a los adultos mayores y a los animales. Otra causa sería la cuestión económica, puesto que estos artefactos no son tan baratos y finalmente porque seguramente hubo una oferta limitada en la venta.

A pesar de los operativos que realizaron las autoridades en diversas ferias en donde se incautaron cientos de toneladas de artefactos pirotécnicos, en diversas calles adyacentes a centros comerciales, se ofrecía gran cantidad de pirotécnicos luego de las 7 de la noche, aunque con muy poca gente interesada en comprarlos.

Las partículas que arroja la quema de los pirotécnicos generan una gran capa de humo que se queda durante horas suspendida en el aire y es por ello, que luego de varias horas, al día siguiente, se podía observar un cielo oscuro gracias al hollín y los gases azufrados que surgen de la quema de los artefactos, que se espera que para el día 31 vayan reduciéndose para bienestar de toda la población y de los seres vivos que habitan este planeta.

A esta contaminación por gases tóxicos, se suma también la contaminación auditiva o sonora, que causa daños similares o mayores en las personas sensibles, pues en las personas con autismo les causa alteraciones que los lleva a agredirse; en los animales muchas veces les provoca la muerte, como ocurre con las aves que viven en los árboles de los parques o los canes, que al sentir el ruido salen huyendo y son atropellados por los vehículos o simplemente se pierden al desorientarse.

“Las personas que usan los pirotécnicos deben tomar conciencia del daño que están generando en los demás, puede ser una alegría momentánea para ellos, pero generamos un daño permanente a quienes nos rodean. Se pueden encontrar otras formas de entretenerse, menos quemar muñecos y la pirotecnia que es tan dañina”, añadió el especialista.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui