— Redacción Diario El Pueblo —

El problema ocurre cuando se reúnen familias que no viven juntas; beben alcohol y gritan, según el Minsa.

Advierten especialistas del Minsa

Las playas pueden convertirse en espacios de alto riesgo de contagios si los bañistas incumplen con las medidas sanitarias del distanciamiento social, uso de mascarilla y burbuja familiar.

Siempre se ha dicho que los espacios abiertos son los más indicados para reunirse y evitar contagios por la COVID-19, pero ¿qué pasa cuando esos lugares se aglomeran al punto de que es casi imposible respetar el metro de distancia entre uno y otro, como ya ocurrió en Navidad.

El director ejecutivo de Vigilancia en Salud Pública del Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades (CDC) del Minsa, César Munayco, explicó que si en un espacio abierto con mucha gente se respetaran las medidas sanitarias, no habría problema.

“El problema ocurre cuando la gente va a la playa en mancha, en grupos y están muy juntos. Y son personas que no se ven a diario ni viven en el mismo hogar sino que acuerdan reunirse allí”.

De hecho, remarcó el experto, un espacio libre es más seguro que uno cerrado, pero a las playas llegan familias que invitan a amigos y vecinos; almuerzan, beben licor en grupo y dejan de lado la mascarilla y la distancia social.

“El riesgo de infectarse de la COVID-19 por la variante ómicron es muy grande. Hay que evitar estar cerca de las personas y no dejar de usar la mascarilla. Uno puede pasearse por la orilla sin mascarilla, pero debe mantener la distancia. El problema es cuando la gente se agrupa”, indicó.

GOTICULAS DE SALIVA

Munayco Escate dijo que si bien las playas son espacios abiertos donde circula el aire, las gotas de saliva que eliminamos al hablar o gritar, y que son invisibles, pueden caer en el rostro de quienes están cerca.

Si una persona está contagiada de la COVID-19, o es asintomática, puede infectar a otros, más aún si éstos últimos son personas no vacunadas o con comorbilidades (diabetes, hipertensión, etc.)

“Cuando hablamos, cantamos, gritamos, estornudamos o tosemos eliminamos gotas de saliva. Si es un lugar aglomerado, así sea al aire libre como las playas, las personas con coronavirus infectarán a otras, sobre todo a quienes no se vacunaron, a los adultos mayores o a quienes tienen comorbilidades”, comentó.

RESPONSABILIDAD PERSONAL

El epidemiólogo consideró que la variante ómicron desplazará a la variante delta debido a la velocidad de contagio y, por ello, el punto crucial para evitar una tercera ola es la responsabilidad de cada persona en espacios cerrados o abiertos.

“Si uno mismo es responsable y cumple las disposiciones sanitarias puede estar en cualquier lugar, en Mesa Redonda o en la playa. Lo ideal es evitar espacios cerrados porque allí no circula el aire y el virus puede estar flotando en el ambiente por lo menos 30 minutos y, si no se usa la mascarilla, el contagio será inevitable”.

También comentó que el Minsa ha detectado que los contagios se están dando en los almuerzos porque no se respeta el distanciamiento social ni se usa la mascarilla. “Hemos tenido brotes de COVID-19 en familias y en hospitales, el almuerzo es el momento de mayor riesgo porque si una persona está infectada va a contagiar. El uso de la mascarilla es clave”. (Andina)

El director ejecutivo de Vigilancia en Salud Pública del CDC del Minsa, exhortó a la población mantener el distanciamiento social, el uso de mascarilla y la burbuja familiar.

PLAYAS AREQUIPA

Las playas más concurridas en Arequipa son Mejía, Mollendo y Camaná, sus autoridades han decidido acatar el cierre de sus playas el 31 de enero, para evitar que los contagios aumenten y se desate la tercera ola.

Anunciaron que serán más estrictas que el 24 porque, el viernes 31 está previsto bajarán miles de veraneantes.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui