— Redacción Diario El Pueblo —

Conoce los gastos demandados en una clínica y el servicio público de peruanos no tienen las dos dosis de la vacuna. Esas personas representan un foco de contagio y son quienes están yendo a las Unidades de Cuidados Intensivos.

Cinco millones no tienen la segunda dosis

Son frecuentes los llamados de las autoridades para que la ciudadanía complete su vacunación contra la COVID-19. Y los argumentos son contundentes: el 90% de las personas en UCI y hospitalizadas no estaban inmunizadas o tenían dosis incompleta. Pero ¿cuánto pueden llegar a costar estos servicios en clínicas o en el servicio público?

“En este momento cerca de 5 millones de peruanos no tienen las dos dosis de la vacuna. Esas personas representan un foco de contagio y son quienes están yendo a las Unidades de Cuidados Intensivos. El porcentaje de fallecidos es 20 veces más entre quienes no han recibido las dos dosis”, ha dicho el ministro de Salud, Hernando Cevallos.

A tan solo horas de celebrar la llegada del Año Nuevo, el Ministerio de Salud ha lanzado un dato que preocupa: que el 75% de las camas UCI en Lima ya se encuentran ocupadas por personas con complicaciones debido a la COVID-19.

“En el servicio privado el costo de atención en una UCI es de aproximadamente 1,200 dólares diarios. Las personas que ingresan a esta área se quedan hospitalizados, en promedio, 20 días, lo que hace un costo de 24,000 dólares a más”, detalló el neumólogo Alfredo Guerreros.

El galeno manifestó que los costos de internamiento y atención especializada para estabilizar a una persona con complicaciones derivadas de la COVID-19 es tremendamente alto, sea cual sea el nivel de intervención, y que llegar a una UCI no es una situación remota, especialmente para quienes no están vacunados.

33 VECES MÁS CARO SIN VACUNA

A todas luces, vacunarse siempre será la medida costo-beneficio más eficaz y barata para enfrentar la COVID-19, sostiene.

“Las diversas proyecciones consideran que las posibilidades de enfermar con vacuna versus sin tener vacuna son extraordinariamente menores. Por ejemplo, en Chile, estos gastos son 33 veces menores en quienes están vacunados”.

El alto costo de la UCI se explica porque cuenta con personal médico y asistencial de alta especialización, el cual monitorea las funciones vitales del paciente en todo momento, mientras trabaja en su estabilización y resuelve el problema médico que lo llevó hasta allí.

Las personas que terminan hospitalizadas en clínicas privadas también deben costear grandes cantidades de dinero para seguir con vida y lograr recuperarse.

“El tratamiento de un paciente en pisos generales de una clínica, sin requerimiento UCI, demanda una inversión aproximada de 800 dólares al día. Por lo general, se hospitalizan durante siete días”, lo que hacen una inversión de unos 5,600 dólares por semana, detalló Guerreros.

UNA VIDA TRASTOCADA

Para el experto, quien hace un cuadro grave de coronavirus deberá asumir gastos muchas veces inimaginables. A los costos directos de internamiento, hospitalización, rehabilitación se sumarán los denominados costos indirectos que muchas veces superan a los primeros.

Los costos indirectos son aquellos que generalmente no se contabilizan, pero tienen un valor económico y emocional muy grande, principalmente entre quienes están desempleados.

Un ejemplo de ello es la inversión de tiempo y dinero para cuidar a los niños o personas mayores que estaban al cuidado de quien ahora está hospitalizada por la COVID-19. A esto se suma el desgaste emocional de la familia ante la incertidumbre de si esa persona morirá o logrará superar la infección.

El galeno recordó a la población que “las vacunas han sido diseñadas para evitar una enfermedad severa, además de la mortalidad, y están cumpliendo con ese objetivo de manera exitosa en más del 95%”, razón por la cual no hay razones para posponer más la inmunización y evitarse todo este sufrimiento y gasto.

TODOS PAGAN

Si bien los costos de atención en el servicio privado son altísimos, en el sector público no dejan de ser también onerosos para quienes hacen complicaciones a causa del coronavirus.

De acuerdo con expertos del Minsa, el costo de atención en una UCI es de 697 soles diarios que, multiplicados a lo largo de un mes, hacen la suma de 21,084 soles, en cualquier de los hospitales públicos de la capital del país o de provincias.

Dicho monto incluye los exámenes de laboratorio e imágenes, la medicina que se le administra al paciente y los servicios otorgados a lo largo del internamiento, más no el pago al personal que labora en dicha unidad.

Por lo general, los internamientos en una UCI no son menores a un mes. Se han dado casos en que los pacientes han superados los 4 meses de estancia.

Lejos de lo que usualmente se piensa, los gastos generados en el servicio público siempre son asumidos por alguien, explicaron. Si el paciente cuenta con recursos propios, él mismo pagará los gastos de su internamiento cuando sea dado de alta; si tiene seguro privado, éste se hará cargo de lo invertido; de igual manera pasará con quienes tienen EsSalud o SIS.

VACÚNATE NO ESPERES

Si la atención en UCI le pareció costosa, la atención de un paciente COVID no grave, pero que requiere igual hospitalización, demandará una inversión promedio entre 6,000 a 6,500 soles por 10 días de observación y soporte de oxígeno en un hospital público.

“Este monto no incluye el gasto de personal de salud. Solamente material e insumos médicos y cama hospitalaria, sin contar atención médica especializada”, detallaron fuentes del Ministerio de Salud al reiterar la urgencia de vacunarse lo más pronto posible contra la COVID-19. (Andina).

En todos los casos, sea UCI u hospitalización, se trata de sumas enormes por tratamientos largos y complejos para pacientes que, por lo general, tienen otras patologías de fondo; como diabetes, hipertensión, obesidad, asma, entre otras, que dificultan su recuperación. Lamentablemente, muchos llegan a morir pese a los esfuerzos del personal de salud.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui