— Redacción Diario El Pueblo —

Para evitar el descontrol por parte de la población en el aniversario de la provincia de Islay para este jueves 6 de enero, el alcalde provincial determinó que no habrá serenata para la celebración, sino que se cambiará por un festival gastronómico.

En Camaná piden prohibir funcionamiento de discotecas

Esta será también una de las formas de seguir reactivando la economía de las familias de este balneario que durante dos años no han tenido mayores ingresos debido a la pandemia del coronavirus. También la medida se adopta para evitar el desborde ciudadano en el consumo de bebidas alcohólicas, que se prohíbe, pero que sin embargo muy pocos acatan.

Edgar Rivera Cervera, alcalde de Islay, indicó que para el año nuevo no se han tenido mayores inconvenientes respecto al control de las normas sanitarias, puesto que no hubo mayor actividad nocturna debido a que se anunció con tiempo la prohibición de ingreso a las playas y que fue reforzado luego con las medidas dictadas por el gobierno central.

El día domingo 2 de enero si se tuvo una gran afluencia de personas en las playas, se calcula unas 20 mil, lo que fue considerado como un éxito, ya que permite reactivar la alicaída economía de los comerciantes, quienes también han acatado todos los protocolos dispuestos.

“Desde hace varios meses nosotros hemos venido realizando diversas actividades a campo abierto, como festivales gastronómicos, ferias de turismo y otras, con la participación de mucha gente y no se han registrado contagios, por eso tenemos la experiencia necesaria para programar otro tipo de actividades que nos ayuden a que la población pueda generarse ingresos porque también tienen derecho a alimentarse”, añadió el alcalde.

Eso no significa que no debemos confiarnos, más aùn cuando se tiene la presencia de una nueva variante del coronavirus y si nosotros como autoridades disponemos de algunas medidas, la población también tiene que colaborar, porque el cierre de playas nos puede perjudicar a todos, agregó.

DESBORDE EN CAMANÁ

Donde si se tuvo excesos, y no precisamente por el uso de playas, sino por el funcionamiento de diversas discotecas que congregaron a cientos de jóvenes, fue en Camaná, donde además hubo exceso en el consumo de las bebidas alcohólicas y que incluso causó la muerte de dos jóvenes que en estado de ebriedad ingresaron al mar y se ahogaron.

“Las víctimas pudieron ser mucho más, pero se tuvo la oportuna intervención de la policía de salvataje; pero todo forma parte de la irresponsabilidad de las propias personas en persistir en el consumo de alcohol en las playas a pesar de estar prohibido y como municipio con tenemos forma de controlarlo”, dijo el alcalde de Camaná, Marcelo Valdivia Bravo.

Por eso sugiere que sea el gobierno central que de una norma prohibiendo el funcionamiento de las discotecas cerca a las playas, hecho con el cual el alcalde de Mollendo también coincide, aunque se perjudicarían algunos empresarios, pero lo que se busca es el bienestar de la mayoría de la población.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui