Por: Mg Adm. Manuel Fritz López Pumayali

La crisis del comercio internacional debido a la escasez y alza de los precios de los contenedores a escala mundial se ha convertido en un desafío para nuestro país, que exporta productos tradicionales y no tradicionales.

La pandemia ha impactado, generando déficit de mano de obra calificada. A ello se suma el cierre parcial de algunos de los principales puertos del mundo, como el de Ningbo-Zhoushan, situado a 250 km al sur de Shanghái, en China, que ocasionó un atraso en la logística internacional.

Aproximadamente, el 80% de los bienes que se consumen en el mundo se transportan por vía marítima, según estimaciones de la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo.

En la actualidad, la demanda se ha incrementado por la recuperación de la economía nacional e internacional. Los consumidores de distintos mercados del mundo quieren más productos día a día.

Por eso, el sistema logístico integral de transporte naviero debe estar íntegro y modernizado para cumplir con las exigencias y satisfacer las demandas.

De acuerdo con el reciente reporte de estadístico de la Autoridad Portuaria Nacional (APN), adscrita al Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC), durante el primer semestre del 2021 el país movilizó 1.4 millones de TEU (unidad equivalente a veinte pies de contenedores), lo que significa un incremento de 18.8%, en comparación con el mismo periodo del 2020.

El incremento de los precios internacionales se debió al aumento de la oferta exportable de diversos productos de calidad, fruto del trabajo de los agricultores y exportadores del interior del país.

La tecnología de la información y comunicaciones ha hecho que aumenten las posibilidades del uso eficiente de los contenedores. Hace unos 10 años no se transportaban cargas a granel. En la actualidad se pueden enviar granos o líquidos, algunos con su propio sistema de refrigeración.

El problema es que las grandes compañías navieras internacionales creen que esta crisis mundial continuará en el 2022. “Actualmente esperamos que la situación del mercado solo se alivie en el primer trimestre del 2022 como muy pronto”, dijo el director ejecutivo de Hapag-Lloyd, Rolf Jansen Habben, en un comunicado reciente.

Lo que debemos hacer es reducir la incertidumbre, pensar globalmente y actuar localmente, pensando en ese gran mercado que representa la Alianza del Pacífico, donde el Estado o el gobierno en funciones debe dar las condiciones favorables a los empresarios, además de acelerar las obras de infraestructura pública para poder utilizar otros medios de transportes (ferroviario, terrestre y aéreo), con el fin de hallar otras alternativas que permitan aprovechar el incremento de los precios internacionales y el aumento de la oferta de diversos productos de calidad que tenemos en la costa, sierra y selva durante todo el año.

En ese sentido, nos queda mejorar los diversos puertos de nuestro país y modernizarlos. Debemos prestar más atención a nuestros puertos de Ilo en el sur, Paita y Chimbote en el norte, y Callao, mejorando sus infraestructuras, a fin de que estén preparados para recibir grandes tonelajes.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui