— Redacción Diario El Pueblo —

Uno de los que no estaban convencidos de que el contrato con la empresa Cobra era beneficioso para Arequipa, era el consejero de Islay, Elmer Pinto, quien dijo que lo que ha pasado se preveía, porque el contrato no ha tenido la aceptación ni funcionalidad que se esperaba, acentuado por la incapacidad de la empresa de no poder administrar el contrato.

“La misma empresa se ha dado cuenta, ha claudicado que no es posible hacerlo porque no tiene aceptación social. No es nada beneficioso para Arequipa con una parcelación de 200 hectáreas y que iba a beneficiar a 10 o 15 empresas trasnacionales quedando como secuela el sometimiento a un sueldo miserable de 930 soles para 120 mil jóvenes y eso no es aceptable ni es modalidad de desarrollo”, agregó.

Señala que al ritmo que iba, a más de 11 años se ha tenido un 20% de avance, el proyecto sería una realidad en 44 años más. “Hay que cortar la pita en el momento oportuno; aunque la empresa se ha adelantado, la iniciativa debió partir del Gobierno Regional de Arequipa, y es bueno cortar con algo que no es beneficioso para la región”, agregó Pinto.

Para el consejero el tema no está perdido y fácilmente el Gobierno lo puede ejecutar, puesto que tiene dinero, ya que ha estado regalando bonos por 50 mil millones de soles, casi 15 mil millones de dólares. Solo con 250 millones de dólares y bien el proyecto puede hacerse con 250 millones de dólares y no se necesita una empresa privada para ejecutarlo, porque los componentes no requieren de obras de alta ingeniería y cualquier constructora lo puede hacer.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui