Por: Carlos Meneses

“La Policía debe estar funcionando adecuadamente para procurar el concurso de los serenazgos, juntas vecinales y de ronderos, según sean los casos, para devolver confianza a la ciudadanía en su seguridad”.

Por problemas internos de la Policía Nacional del Perú, que no son ajenos a políticas gubernamentales han demostrado cambios sustanciales y habituales en el cuerpo de seguridad ciudadana más importante del país, permitiendo que la delincuencia se incremente y la institución que se encarga de combatirla se resienta en sus bases.

No se han nombrado los jefes de región que requiere todo el país, para que los grupos directrices de las secciones de lucha contra los delincuentes pueda actuar eficazmente y que ocupen los cargos que les corresponderán desempeñar en los próximos meses los oficiales escogidos por un comando institucional que se muestre unido, seguro en su accionar.

Hasta ahora tampoco se ha definido, en forma clara y suficiente, cómo van a contribuir las Fuerzas Armadas en el combate contra la inseguridad. Aparentemente, la decisión solo comprendía al puerto del Callao y, eventualmente, a la ciudad capital, pero eso hay que precisarlo, exponerlo a la ciudadanía para lograr la aceptación de esta última y proceder en consecuencia.

Si no se explica utilizando los medios de comunicación nacionales se sabrá poco o nada de las bondades que debe tener una acción de este tipo y así como el Ejército, la Marina y la Aviación tienen sus cuadros estables y funcionando, la Policía Nacional del Perú también requiere lo suyo, pues es una institución a la que la civilidad acude para sentirse cuidada y protegida de la acción de desalmados que no dejan de faltar.

Queremos esperar que la Policía opere sin inconvenientes y logre también el concurso de los serenazgos y de las juntas vecinales, que se organicen para luchar contra el enemigo común, devolver paz y tranquilidad a los barrios que sufren de inseguridad colectiva.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui