— Redacción Diario El Pueblo —

Las quejas contra Essalud son reiteradas por parte de la población asegurada, cuya atención ha empeorado con la pandemia del coronavirus y este deficiente servicio se ha visto reflejada en la cantidad de denuncias que se han presentado a la oficina de la Defensoría del Pueblo en Arequipa, en donde se ha convertido en la institución más quejada.

También la Municipalidad Provincial

Ángel María Manrique, representante del Defensor, indicó que ha existido una mala planificación y ejecución de obras hospitalarias, lo que ha ocasionado que miles de asegurados se queden sin atención en consultorios externos, que no se hayan sometido a una cirugía porque no hay los ambientes adecuados, que la emergencia esté saturada, entre otros motivos.

Dijo que por ejemplo, en plena pandemia se decidió ejecutar obras en el hospital Edmundo Escomel que debieron entregarse en el 2020 y hasta la fecha no se culminan, por lo que hospitales como el de Yanahuara han colapsado por la gran cantidad de pacientes que se tiene.

“Solo hay que ir cualquier día y ver la gran cantidad de personas que están haciendo cola para ser atendidos, donde se pueden generar contagios con la COVID. Si logran ser atendidos, es de manera muy rápida por la falta de profesionales y a ello se suma que ni siquiera existen medicamentos básicos para tratar las enfermedades de los pacientes”, añadió.

Espera que asuman los cargos los nuevos jefes para poder hablar con ellos y darle a conocer todo el malestar que existe en la población asegurada y que urge un cambio, como el retorno a la atención presencial que es muy urgente, lo mismo que la reanudación de las operaciones quirúrgicas que están muy embalsadas y sobre todo, la culminación de las obras”, dijo Manrique.

Por otro lado, otra institución quejada es la Municipalidad Provincial de Arequipa, donde hay un gran déficit en la gestión administrativa, para todos los procedimientos, siendo la Gerencia de Transportes el área más crítica, debido a que los usuarios no tienen un buen servicio en el trámite de las licencias, la caducidad de las infracciones, el levantamiento de las multas, entre otros temas, que no tienen una respuesta adecuada en el tiempo previsto.

A ello se suma la incertidumbre que existe respecto al Sistema Interconectado de Transportes, deficiencias y retrasos en las obras físicas, como el caso del eje Jerusalén – San Juan de Dios, lo mismo ocurre con la instalación de los paraderos, nadie sabe cuáles son las rutas vigentes. A ello hay que sumarle la mala planificación de las ciclovías que han generado gastos innecesarios y enfrentamiento con la población.

En los siguientes días, el Defensor del Pueblo en Arequipa, buscará reunirse con el alcalde provincial para darle a conocer las quejas de la población, esperando que cuanto antes se hagan las correcciones necesarias.

Dejar respuesta

Por favor ingresa tu comentario
Por favor deje su nombre aqui